28/08/2020

REVOCACIÓN DESPIDO DISCIPLINARIO: DECLARACIÓN DE IMPROCEDENTE EL DESPIDO

JUZGADO DE LO SOCIAL Nº 6 DE GRANADA

JUZGADO DE LO SOCIAL NUM 6 DE GRANADA

Avda del Sur 5, Edificio La Caleta - 4ª PLANTA Tlf: 958 059260/62, Fax: 958 028709

NIG: 1808744420180006122

TIPO DE PROCEDIMIENTO: Despidos/ Ceses en general

Nº AUTOS: 871/2018Negociado: MA Sobre: DESPIDO

 

 

La Iltma. Sra. Dª, Magistrada-Juez del Juzgado de lo Social num 6 de Granada, ha dictado

En nombre de S.M. El Rey la siguiente

 

 

SENTENCIA Nº 107/20

 

 

En la Ciudad de Granada a doce de mayo de dos mil veinte.

 

En los presentes autos de juicio oral seguidos en este Juzgado bajo el nº 871/18,  promovidos por Dª , frente NEXTEL FUTURE TELECOM, VENTIS TELECOM S.L., REDFREECOM S.L. y FONDO DE GARANTIA SALARIAL, sobre despido.

 

 

ANTECEDENTES DE HECHO

 

 

PRIMERO.- En fecha 12 de noviembre de 2018 tuvo entrada en este Juzgado demanda suscrita por la parte actora, en la que después de alegar los hechos y  fundamentos que estimó pertinentes a su derecho, suplicó se dictase sentencia de conformidad con los pedimentos contenidos en el suplico de su demanda, dictándose  decreto de admisión a trámite de la demanda en fecha 12 de noviembre de 2018.

 

SEGUNDO.- Que señalados día y hora para la celebración de los actos de juicio, tuvieron éstos lugar el día 11 de marzo de 2020, al que comparecieron de una lado y como parte demandante Dª asistida del letrado D. Salvador Soler García y de otra y como demandados la empresa NEXTEL FUTURE TELECOM S.L. representada por el letrado D.  y el FOGASA representado por el letrado D. Antonio García Martínez y no comparecen las empresas VENTIS  TELECOM S.L., REDFREECOM S.L. pese a estar citadas  en legal forma, practicándose   las pruebas que se estimaron pertinentes. Tras lo que se acordó de conformidad con lo dispuesto en el art. 87.6 LRJS, conceder a las partes el plazo de tres días, para efectuar alegaciones respecto de la prueba documental practicada, con el resultado que obra en autos, quedando las actuaciones para dictar sentencia el 20 de abril de 2020. 

 

Como usted conoce por las reiteradas comunicaciones, y en especial por la comunicación que le fue entregada el pasado 1 de Julio, esta empresa mantiene contrato franquiciado con Vodafone España,S.A., siendo dicha entidad quien fija los objetivos comerciales que debemos alcanzar incondicionalmente para el mantenimiento  y  continuidad de la franquicia. A tal efecto se le indicaron que los objetivos mensuales que usted debía alcanzar, de acuerdo con su jornada de trabajo a razón de 33  horas semanales, son:

 

1.- Ratio de Conversión : 10%

2.- Altas de Voz: 10

3.- Gross Add : 18

4.-Fijos : 6

5.- Fidelización : 10

 

Evidentemente esta empresa es flexible en cuanto a la consecución de los objetivos personales, pudiendo compensarse entre distintas mensualidades o entre distintos productos. Sin embargo en su caso no viene alcanzando reiteradamente sus  objetivos,  ni los viene compensando, habiendo recibido reiteradas advertencias tanto colectivas en el grupo de whatsapp de la empresa, como individuales por esta vía y correo electrónico, así como advertencia por escrito el pasado 15 de septiembre  del presente año,  intentando  que usted reaccionara y evitar la presente decisión.

Queremos reflejar que su productividad en los últimos seis meses del presente año 2018 ha sido la siguiente:

 

PERIODO:  ABRIL    MAYO     JUNIO    JULIO    AGOSTO SEPTIEMBRE

CONCEPTO

RC                                        10          6           9           12            7                 6

ALTAS                                   13          7           12          8             4                 2

ALTAS VALOR                        0           2           1           2             1                 4

COTOS                                 12          4           8           16            8                 8

FIJOS                                     6           1           5           5             6                 4



FIJOS 600                               0           0           1           0             0                 0

 

La media de productividad en la empresa es la siguiente, teniendo igualmente en cuenta la jornada parcial:

 


PERIOD O:

CONCEPTO


ABRIL    MAYO     JUNIO    JULIO     AGOSTO SEPTIE

MBRE


RC                                       9             9             8             8             8                9

ALTAS                                18           18           15            4             6                9

ALTAS VALOR                     8             8             7             2             3                5

COTOS                                 8            10           10           14            11               8

FIJOS                                   3             4             3             3             4               10

FIJOS 600                             1             1             1             1             3                6

 

Ante esta situación, nos vemos en la obligación de proceder a su despido disciplinario, ante su reiterado incumplimiento de la consecución de objetivos, ya que su productividad se aleja mucho de la media tanto de los trabajadores de la empresa como de su centro de trabajo, sin que usted haya realizado ningún esfuerzo para alcanzar estos objetivos pese a las reiteradas indicaciones al respecto. Estos hechos ponen directamente en riesgo la continuidad de la empresa y del resto de puestos de trabajo, por lo que nos vemos  en la obligada y desagradable situación de adoptar la presente decisión extintiva que tendrá efectos del día de hoy 1 de Octubre de 2018.

 

Igualmente le comunicamos que queda a su disposición en la empresa la correspondiente liquidación de haberes”.

 

Consta a continuación la firma de la trabajadora con el “No conforme”.

La empresa demandada ha dado de baja en Seguridad Social a la actora con fecha 01-10-2018.

 

Tercero.- La actora el 12-06-2008, inició la prestando sus servicios en el centro de trabajo ubicado en la Avenida José De Mora, nº 14 de la localidad de Baza (Granada), CP 18800, para la empresa REDFREECOM, SL., con CIF B18449207, hasta el 31-03-2013.

Sin solución de continuidad pasó  a prestar servicio para las  empresas y en los períodos  que se expresan:



Desde el 08-04-2013 hasta el 31-01-2015 para VENTIS TELECOM. SL., con CIF B18978841. Esta entidad se subrogó en los contratos de la anterior mercantil.

Y desde el 01-02-2015 hasta el 01-10-2018 para NEXTEL FUTURE TELECOM. SL., ahora demandada (folio 62).

Durante todo este tiempo la actora ha prestado sus servicios en el mismo centro de trabajo ubicado en Avda. José de Mora núm. 14 CP 18800 de la localidad de Baza (Granada), dedicada a la venta y distribución de productos VODAFONE.

 

Cuarto. La actora ha percibido la prestación por desempleo desde el 4 de octubre  de 2018 al 14 de julio de 2019.

Desde el 15-07-2019 se encuentra prestado sus servicios para LIDL Supermercados, SA., hasta la actualidad.

 

Quinto. La actora solicitó reducción de jornada por cuidado de  hijo  en septiembre  de 2017, encontrándose reducida a 33 horas a la semana.

La trabajadora demandante disfrutó de vacaciones anuales en el mes de agosto de 2018.

Las fiestas de la localidad de Baza (Granada), fueron del 6 al 15 de septiembre de 2018, período en el que la empresa sólo abrió al público media jornada (doc. 16 y 20, pag.  62 y 68 de la demandada).

En la oficina de Baza estaban 4 trabajadores, 1 a jornada completa y 3 con jornada reducida.

 

Sexto. La empresa ha obtenido la calificación máxima en ventas, pasando de Oro a Platino por Vodafone España SA.

 

Séptimo. Desde septiembre de 2018, la empresa Vodafone España SA., impone unos objetivos excesivos a la  demandada, a consecuencia de la pérdida de los derechos   de emisión de fútbol para la temporada 2018/2019, lo que ha supuesto  pérdidas  económicas por numerosas bajas en los servicios de televisión de la compañía (se estiman en 600 millones).

Ello ha traído un incremento injustificado de los objetivos que venían establecidos para la concesión de la empresa demandada.


Octavo. La empresa NEXTEL FUTURE TELECOM, S.L es una empresa que se dedica a la actividad de venta y comercialización de productos de marca "VODAFONE" y    en su condición de empresa franquiciada, es la mercantil Vodafone España SA., la que va marcando los objetivos que deben de cumplir cada unas de las tiendas de la franquicia y si dichos objetivos no se cumplen puede resolver el contrato mercantil existente entre ambas partes.

La demandada en el año 2018 alcanzó la categoría de Platinum en ventas, es decir, la máxima valoración dada por Vodafone.

El 14-09-2019 la demandada comunicó a los trabajadoras los nuevos objetivos marcados por Vodafone España SA como consecuencia de la perdida de los derechos de emisión del futbol para la temporada 2018/19, que eran superiores a los anteriores, indicándose en dicha carta aunque consideraba injustificados los mismos  eran  de necesario cumplimiento para el mantenimiento de la concesión por parte de VODAFONE, esperando que, a la mayor brevedad posible, fueran reconducidos los objetivos aliviando la presión a la que estaban sometidos.

 

A consecuncia de ello, la demandada cerro algunas tiendas en la provincia de Almería (Mojaca, Vera y Campo Hermoso) (Testigo Diego). No así la de Baza, al ser uno de los centros mas rentables.

 

Noveno. La actora fue notificada de los  nuevos objetivos el 6 de junio de 2018 y  14 de septiembre de 2018; así como de su bajo rendimiento (doc. 11, 12 y 20 de la demandada). A la actora se le implementaron medidas para mejorar sus ventas.

Los trabajadores conocían su posición en el Ranking.

La actora tuvo dos evaluaciones por los MISTERY de Vodafone, con puntuaciones  de 78 y 76, que no alcanzan el mínimo de 90.

La empresa, con posterioridad al despido de la actora, ha contratado a otra trabajadora.

 

Décimo. La demandante no es ni ha sido representante unitario ni sindical de los trabajadores en la empresa.

Undécimo. Rige en la relación laboral el Convenio Colectivo de comercio de la provincia de Almería.


Duodécimo. Se presentó papeleta de conciliación el 11-10-2018, celebrándose el acto el 05-11-2018, con el resultando de intentado sin avenencia.

 

Decimotercero. La parte actora solicita en su demanda interpuesta el 8  de noviembre de 2018 y aclarada en el acto de juicio, que se dicte sentencia por la que se declare el despido improcedente, con los efectos legales inherentes a dicho pronunciamiento, condenando a la empresa a readmitir a la actora o indemnizarla legalmente, con abono de los salarios de tramitación.

 

FUNDAMENTOS DE DERECHO.

 

 

PRIMERO. De conformidad con lo establecido en el art. 97-2 LRJS, se expresa que los datos obrantes en los hechos probados de la sentencia se apoyan en elementos no controvertidos de la demanda y en la documental que se deja referida, así como en la testifical practicada a instancia de la demandada en la persona de don Fernando Vega García, responsable de tienda desde hace dos años en la zona de Granada; así como la testifical practicada a instancia de la parte actora en doña Yolanda  Jurado  Romero ayudante de dependiente y compañera de la actora en el centro de trabajo de Baza (Granada), así como en la persona de don Francisco Bueno Guerrero, asesor jurídico de la empresa Ventis  Telecom  SL., quine afirma que dicha entidad se subrogó en los contratos  de Renfrecom, SL. Todo lo anterior, de conformidad con lo dispuesto en los artículos 326, 316, y 376 LECiv.

 

SEGUNDO. La parte actora, ante la manifestación efectuada por el legal representante del FOGASA, manifestó su desistimiento frente al mismo, a lo que no se  objetó nada por las partes comparecientes. En consecuencia, de conformidad con lo establecido en la LECivil y concordante LRJS se tiene a la parte actora por desistida de su demanda frente al Fondo de Garantía Salarial (FOGASA).



TERCERO. La cuestión planteada en el presente procedimiento se centra en determinar si la conducta de la trabajadora es o no grave y merecedora del despido disciplinario, tal como entiende la empresa, por los hechos que se le imputan en la carta de despido disciplinario: “(…), ante su reiterado incumplimiento de  la  consecución  de objetivos, ya que su productividad se aleja mucho de la media tanto de los trabajadores de  la empresa como de su centro de trabajo, sin que usted haya realizado ningún esfuerzo   para alcanzar estos objetivos pese a las reiteradas indicaciones al respecto.

 

El artículo 54.2 e y d) del Estatuto de los Trabajadores considera como causa justa de despido disciplinario los incumplimientos contractuales graves y culpables del trabajador y, dentro de ellos las imputadas a la trabajadora.

La jurisprudencia entre la que procede destacar la STS de 16-11-2009, rec. 592/2009, 04- 12-2011, rec. 774/2011 y la de 12-03-2012, rec. 58/2012, entre otras, así como la sentencia de la Sala de lo Social del TSJ Andalucía, sede en Granada de 10-04-2014, rec. 435/2014, ha venido manteniendo que para imputar bajo rendimiento es necesario que concurran las notas de voluntariedad e intencionalidad del sujeto así como reiteración y continuidad.

 

En otras palabras, la máxima sanción por despido requiere  (aparte  de incumplimiento de especial significación) que la culpabilidad -sea a título de dolo o de negligencia inexcusable- resalte de un modo patente, no cuando resulte atenuada o atemperada en virtud de las circunstancias concurrentes. Atendido lo anterior (incumplimiento grave, trascendente e injustificado a una orden legítima  y  proporcionada  del empresario), no puede tampoco olvidarse que la calificación de la conducta del  trabajador no debe hacerse sin examinar el contexto en que la misma se produce, que incluye, entre otros extremos, la previa actuación del empresario;  siendo  imprescindible  una apreciación valorativa y conjunta, con criterio restrictivo, de todas las circunstancias concurrentes.

 

Por lo que se refiere a la disminución del rendimiento, esta causa viene legalmente matizada por dos esenciales caracteres, cuales son el de la voluntariedad y el de la continuidad o permanencia en el bajo rendimiento productivo obtenido por la trabajadora a   la que se sanciona disciplinariamente. El indicado descenso en la productividad ha de tener su causa en un comportamiento voluntario de la trabajadora, tendente a originar un  perjuicio a la empresa, aspecto este subjetivo de la infracción laboral que no puede presumirse, sino que ha de quedar suficientemente probado. Este último aserto se remarca por la jurisprudencia al afirmar que sólo se justifica el despido en esta causa cuando se evidencia un proceder voluntario, deliberado y además grave, al no existir  justificación alguna para tal disminución en el rendimiento, y nota esencial y característica requerida   para la procedencia de tal causa de despido, es la voluntad e intención de trabajar con un ritmo inferior al normal, el verificar las tareas profesionales a un ritmo lento, comparado con el que ha de entenderse como normal, o sea el que habitualmente y en el mismo tiempo realiza otro trabajador, el que en correspondencia a la obligación del empresario de remunerar su actividad profesional, debe prestar ésta en cantidad o a nivel de rendimiento normal. Sin embargo, se presume la voluntariedad de la conducta en cuanto no conste motivo impediente ajeno a la trabajadora, porque a los trabajadores ha de imputarse, como deudores de las prestaciones convenidas, el incumplimiento, en tanto no conste alguna causa impediente ajena a ellos, ya provenga de un tercero, de la otra parte contratante, del caso fortuito o de la fuerza mayor, pues es doctrina común la voluntariedad del incumplimiento por el deudor y su responsabilidad, sin que el acreedor -en este supuesto la empresa- tenga que probar otra cosa que la existencia de la obligación, siendo el deudor quien habrá de probar que si dejó incumplido el contrato no fue por causa suya (STS 31/01/86).


Igualmente se exige que en la carta de despido aparezca de manera pormenorizada los incumplimientos que se le achacan a la trabajadora. Teniendo en cuenta lo acreditado procede resaltar que la trabajadora, con más de diez años de antigüedad, el día 1 de octubre de 2018, ha sido despedida disciplinariamente, siendo la causa de dicho incumplimiento la baja productividad; sin embargo, no se han aportado datos en la carta de despido, ni se ha acreditado en el proceso, la existencia de una voluntad contraria a la obtencion de los resultados que podia haber conseguido, de mediar una adecuada  diligencia, ni los demas requisitos jurisprudenciales antes indicados de voluntariedad, intencionalidad, reiteración y continuidad. No se señalan de forma pormenorizada los incumplimientos que se le achacan a la trabajadora en relación con otras trabajadoras en  sus mismas circunstancias, especialmente en lo relativo a su jornada reducida, ni se toman en consideracion hechos relevantes en orden a la adecuada valoracion de los resultados, como haber disfrutado de vacaciones en el mes de agosto y de tener un horario de apertura reducida durante los primeros días del mes de septiembre, al coincidir con las fiestas de la localidad de Baza (Granada). Tampoco se señalan quejas o descontento de clientes. No se refleja la existencia de bajas de telefonía que se hayan producido en el periodo en cuestión y que pudieran ser achacables a la trabajadora, ni el perjuiicio ocasionado a la empleadora. Es cierto, como afirma la parte actora, que se mezclan confundidos los objetivos y el supuesto bajo rendimiento, pues una cosa es  que VODAFONE ponga límite de ventas, que se comunican unilateral y  provisionalmente  a fecha de 14 de septiembre de 2018, sin que conste siquiera pacto entre las partes o figure tal circunstancia en el contrato. Y otra que la trabajadora haya bajado, voluntariamente, su rendimiento.

 

Adicionalmente se ha referir que el despido se produce el 1 de octubre de 2018, es decir, 15 días después de haber comunicado a todas las trabajadoras los nuevos objetivos. No se ha contrastado la diligencia en el trabajo, ni siquiera a traves de los resultados, con compañeros de la demandante, singularmente considerados, mientras se aporta una media que no es suficiente, ya que no se constante identidades necesarias, tales como  la  categoria o grupo profesional, tiempo diario de trabajo y jornada laboral. Falta la imprescindible comparación con otros/as trabajadores/as de la empresa en las mismas condiciones que la actora, en la misma u otras tiendas de la misma provincia o en ámbito territorial de la mercantil. Es más, de los propios datos de la empresa (doc. 16)  se desprende que a la actora se le adjudica una jornada de 40 horas en la valoración del supuesto rendimiento, cuando su jornada está reducida a 33 horas a  la  semana  (documento nº 20 (páginas 62 y 68 de la demandada), lo que no se ha tenido en cuenta por la demandada. Además, el citado doc. 16 está fechado entre el 28 de julio de 2018 y el 29  de agosto de 2018, ámbito que está dentro del periodo que la empresa justifica el despido disciplinario y en el que, como ya se ha dicho, la trabajadora estuvo de vacaciones (agosto 2018) y fueron las fiestas de Baza (del 6 al 15 de septiembre de 2018), fecha en el que la empresa solo abrió al público media jornada.

 

Este mero contraste de cifras, de los rendimientos tomados en consideracion, para   la demandante, y para un prototipo de trabajador, no coincidente con ninguno que mantuviera las demás variables relevantes de la demandante, esenciales, para sacar conclusiones, carece de valor. No refiere nada más de conceptos heterogéneos, que impiden una valoración objetiva y crea indefensión a la actora, porque se analizan datos de media sin identificar, siquiera, cuantos trabajadores hay en la empresa, por tanto, la necesaria comparación subjetiva, esto es, la actividad anterior de la misma demandante, y objetiva, o sea, con uno o varias trabajadores, en sus mismas condiciones, no existe.

 

Tampoco consta que, por la actitud de la trabajadora, se hayan producido bajas por telefonía o se haya aligerado la cartera de clientes asignada a la trabajadora, más bien,   todo lo contrario, pues como quedó acreditado por la testifical practicada en el juicio, la entidad había alcanzado en el año 2018 la categoría PLATINUM en ventas, que es la  máxima valoración dada por VODAFONE.

 

Es cierto que la empresa ha aportado documentos valorativos sobre rendimientos globales, pero ello no subsana la inconcreción e indefensión que genera la  carta  de despido que adolece de los requisitos que exige la jurisprudencia para valorar si ha habido   o no bajo rendimiento de la trabajadora. A mayor abundamiento, no concurre una comparación adecuada en el tiempo, que pudiera acreditar una voluntad persistente y continuada, dado que tan sólo han pasado 15 días entre la comunicación de los objetivos y  el despido, para que de forma objetiva se pueda hacer  alguna valoración atendiendo a   esas circunstancias.

 

Con este planteamiento, se debe resaltar que no consta probado cuál  sea  el baremo de productividad de la empresa demandada, ni por razón del trabajo prestado por    la demandante, ni por razón del comparativo entre ella y sus compañeros, o entre ella  misma antes y después del despido. No se presenta resultado alguno, ni personal ni global, ni en relación a tiempo, meses, o días, ni autenticados, ni reconocidos por la parte demandante, sin tener en cuenta la categoría o grupo profesional de la actora, ni  el aumento o disminución del trabajo, ni el tiempo y la persona con quien se hace la comparación, ni las circunstancias concretas de los profesionales y personales.

 

Esas circunstancias son imprescindibles cuando se imputa disminución voluntaria y continuada, pues estos calificativos hablan de una voluntad contraria a hacer lo que se  debe, en relación con la prestación laboral.

Además, de observar que la carta de despido incide en imprecisión, por  no reflejar los hechos concretos que se le imputan a la trabajadora, causante del despido disciplinario, pues tan sólo se expresa una conducta transgresora genérica, no imputa hechos concretos de la reducción en los aspectos cuantitativos y cualitativos de su trabajo y de una reducción del volumen medio de la producción con el resto de los trabajadores que se encuentran en posiciones similares a la suya. Falta la precisión propia de la tipificación de la infracción necesaria en todo el derecho disciplinario del trabajo, que se exige en el Estatuto de los Trabajadores, al hablar de concretos incumplimientos laborales, cuando se exige la comunicación escrita al trabajador haciendo constar los hechos que motivan la máxima sanción cual es el despido.

 

Por todo ello, procede concluir que no ha quedado probado el hecho imputado a la trabajadora de su bajo rendimiento o productividad, lo que determina la declaración de improcedencia del despido disciplinario imputado a la trabajadora, por falta de precisión de los hechos imputados en la carta de despido, que no pueden ser subsumidos  en  el  apartado e) y d) del artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores, lo que lleva a  la  declaración de improcedencia con los efectos previstos en el artículo 56-1-a y b LET, de conformidad con la reforma introducida por la Ley 3/2012 de 6 de julio.

 

CUARTO. Se cuestiona la antigüedad de la trabajadora, pues la parte actora la fja en  el 12 de junio de 2008, mientras que la empresa demandada es la de 8 de abril de 2013.

Consta probado que la actora inició la relación laboral con la mercantil REDFREECOM SL., en fecha 12 de junio de 2008, a la que sucedió la entidad VENTIS TELECOM SL con fecha 8 de abril de 2013, produciéndose nueva subrogación empresarial con fecha 1 de febrero de 2015, esta vez por la empresa demandada NEXTEL FUTURE TELECOM SL. Todas ellas dedicadas a la misma actividad, que se ha desarrollado en el mismo centro de trabajo, donde la actora ha venido prestando sus servicios sin solución de continuidad, sito en la localidad de Baza (Granada).

En consecuencia, la antigüedad de la trabajadora es de 12 de junio de 2008. Así queda acreditado por la documental aportada, consistente en los contratos de trabajo, nóminas, la fe de vida laboral y el acta de reunión de representantes de los trabajadores de REDFREECOM S.L. (documentos 2, 3, 4, 6, 7, 8, 9, 14, 15 y 18) y la testifical de doña  y el Asesor Juridico letrado don .


QUINTO. Respecto del salario, en atención a la categoría de la actora, que consta como vendedora de tienda almacén y un salario último devengado 37,13€ díarios. Procede mantener ambos concpetos, dado que, en efecto, las funciones que ha  venido desarrollando desde siempre son las comunes a esa categoría, de conformidad con el convenio colectivo de comercio de aplicación

 

SEXTO, En cuanto a los efectos de declaración de improcedencia del despido,   se ha de estar a lo dispuesto en el artículo 56-1-a y b del ET en la redacción dada por el  art. 18 del RDLey 2/2012, vigente en la fecha del despido y de conformidad con al Disposición Transitoria quinta del citado Real Decreto Ley, procede fijarla a razón de 45   días de salario por año de servicio por el tiempo de prestación de servicios anterior a la entrada en vigor de la citada norma y a razón de 33 días de salario por año de servicio por   el tiempo de prestación de servicios posterior. Resaltando que el importe indemnizatorio resultante no podrá ser superior a 720 días de salario, salvo que del cálculo de la indemnización por el período anterior a la entrada anterior del Real Decreto Ley resultase   un número de días superior, en cuyo caso se aplicará éste como importe indemnizatorio máximo, sin que dicho importe pueda superar las 42 mensualidades, en ningún caso.

En consecuencia, visto que la actora ha prestado servicios con anterioridad a la reforma, es de aplicación la citada disposición transitoria 2, siendo la antigüedad de 12-06- 2008, hasta el 01-10-2018 y el salario diario a efectos de fijación de la indemnización por despido de 37,13 €/día, resulta una indemnización de 14.295,05€.

 

SÉPTIMO. Por último, en aplicación de lo establecido en el artículo 97.4 LRJS, se indica que frente a la presente resolución   cabe interponer Recurso de Suplicación (art.  191 de la Ley 36/2011, de 10 de octubre reguladora de la Jurisdicción Social), lo que se advertirá a las partes en el momento de la notificación de las demás prevencioneslegales.

 

Vistos los preceptos citados y demás de general y pertinente aplicación,

 

F A L L O


1º.- Estimo la demanda en impugnación de despido disciplinario de doña  siendo demandada NEXTEL FUTURE TELECOM

SL., RED FREECOM SL. Y VENTIS TELECOM SL., declaro improcedente el despido disciplinario efectuado. Condeno a las demandadas a estar y pasar por dicha declaración.

 

2º. Condeno a la empleadora NEXTEL FUTURE TELECOM SL., a su elección, a readmitir a la trabajadora demandante en su mismo puesto de trabajo con las condiciones laborales preexistentes, o a extinguir la relación laboral con abono de la indemnización de 14.295,05€.

Solo en el caso de que se opte por la readmisión procedería abono de salarios de tramitación, desde el día siguiente al despido, hasta la notificación de la presente resolución a razón de 37,13 € diarios. La elección deberá efectuarse por  la demandada ante la Secretaria de este Juzgado dentro del plazo de 5 días siguientes    a la notificación de la presente, de modo que en caso de no hacerlo se presumirá que se opta por la readmisión. De los indicados salarios de tramitación habrá que descontar la prestación de desempleo recibida para ingresara en el SEPE, y en todo caso los salarios percibidos en el posterior empleo.

Por lo que condeno a la empleadora a pasar por los efectos de las anteriores declaraciones y a cumplir la obligación alternativa que se impone a la demandada en el apartado precedente.

 

3º. Tengo a la parte actora por desistida de su demanda frente al Fondo de Garantía Salarial (FOGASA).

 

Incorpórese la presente sentencia al libro correspondiente y líbrese testimonio de la misma para su constancia en autos y notifíquese la presente sentencia a las partes interesadas, advirtiéndoles que contra la misma cabe interponer Recurso de Suplicación ante la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía en Granada, anunciándolo ante este Juzgado en los CINCO DIAS siguientes a la notificación de esta Sentencia, debiéndose efectuar, según proceda, las consignaciones previstas en los arts. 229 y 230 de la vigente L.R.J.S., siendo la Cuenta de Depósitos y Consignaciones de este Juzgado la abierta en la entidad bancaria Banco de Santander con  nº  1773/0000/65/0871/18

 

Si el ingreso se efectuare por transferencia bancaria habrá de hacerse en la cuenta de Banco de Santander ES 55 0049 3569 9200 0500 1274, debiendo indicar el beneficiario,  y en “Concepto” se consignarán los 16 digitos de la cuenta del procedimiento indicadas en   el apartado anterior.