28/08/2020

LA EJECUCIÓN DEL SEGUNDO PRÉSTAMO HIPOTECARIO EXIGE LA EXTINCIÓN DE LA PRIMERA HIPOTECA

A U T O Nº 117: SECCIÓN TERCERA AUDIENCIA PROVINCIAL DE GRANADA

AUDIENCIA PROVINCIAL DE GRANADA SECCIÓN TERCERA

RECURSO DE APELACIÓN Nº 137/2017

JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA Nº 11 DE GRANADA ASUNTO: EJECUCIÓN HIPOTECARIA Nº 1.357/2012 PONENTE SR. PINAZO TOBES.-


A U T O  Nº 117

ILTMOS. SRES. PRESIDENTE

D. 

D. 

                       Granada a 23 de junio de 2017.

La Sección Tercera de esta Audiencia Provincial ha visto el recurso de apelación nº 137/2017, en los autos de ejecución hipotecaria nº 1.357/2012 del Juzgado de Primera Instancia  11 de Granada, seguidos en virtud de demanda de Caja Rural de Granada, Sociedad Cooperativa de Crédito, representada por la procuradora doña  y defendida por el letrado don ; contra , representados por el procurador don  y defendidos por el letrado don Salvador Soler García.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO: Por el mencionado Juzgado se dictó auto en fecha 19 de diciembre de 2016, cuya parte dispositiva es del tenor literal literal siguiente: “Vistos los preceptos legales citados y demás de general y pertinente aplicación dispongo queno ha lugar a acordar la suspensión del lanzamiento solicitada por el Procurador Don , en nombre y representación de .”.

SEGUNDO: Contra el anterior auto se interpuso recurso de apelación por la parte demandada mediante su escrito motivado, dándose traslado a la parte contraria que no se opuso ni impugnó la resolución recurrida. Una vez remitidas Las actuaciones a la Audiencia Provincial, fueron turnadas a esta Sección Tercera elpasado día 6 de marzo de 2017 y formado rollo, por providencia de fecha 26 de abril se señaló para votación y fallo el día 22 de junio de 2017, con arreglo al orden establecido para estas apelaciones.

Siendo Ponente el Iltmo. Sr. Magistrado 

 

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO: En Auto de 20 de mayo de 2016, la Sala General de Magistrados del Orden Civil de la Audiencia Provincial de Granada, estimamos que era susceptible de apelación la decisión sobre la concurrencia de los presupuestos establecidos por laLey 1/2013, situación de especial vulnerabilidad y circunstancias económicas exigidas en el artículo 1 de la citada disposición legal, para acordar sobre la suspensión de los lanzamientos sobre viviendas habituales de colectivos especialmente vulnerables.

Aquí, tratándose sobre la misma cuestión, la única controversia se sitúa, comprobada la situación de vulnerabilidad, no discutida, establecida en la Resolución apelada, en la concurrencia de la circunstancia económica relativa al alcance de la cuota hipotecaria, en cuanto es necesario que supere el 50 por cien de los ingresos netos del conjunto de miembros de la unidad familiar para paralizar el lanzamiento, ya que tampoco se duda sobre la concurrencia de las restantes circunstancias económicas previstas en la Ley.

Es cierto que no podemos dar como probado que la cuota por la segunda hipoteca objeto de ejecución, sea superior a la de 123,11 euros, pero en esta ejecuciónno podemos prescindir de la cuota por la primera hipoteca que grava la misma vivienda. Ambas hipotecas garantizan créditos de la misma entidad financiera. Nos enfrentamos por tanto a la misma situación, puesta ya de manifiesto por este Tribunalen Autos de 4 de abril de 2014 y 4 de mayo de 2015, donde la misma entidad ejecutante pretende, según parece, obtener un doble beneficio, el descuento de la primera carga en su adjudicación, solo por el 60% del valor de tasación de la segunda hipoteca (13.500 euros), donde ya se había reducido el valor que representaba la deudagarantizada por la primera hipoteca, y al mismo tiempo que el importe de lo descontado no lo soporte ella, pese a la adquisición del inmueble hipotecado por menor valor, sino la ejecutada, que seguirá así debiendo la parte de la segunda deuda garantizada, no cubierta con la adjudicación, y el importe de lo adeudado por el préstamo en cuya garantía se estableció la primera hipoteca, y todo ello tras laventa forzosa de su vivienda solo por 13.500 euros, pese a tasarse en su día en 109.480 euros, según resulta de la certificación de cargas aportada (primera hipoteca).

La irregularidad de este proceder de la ejecutante, aunque en situación litigiosa diferente, pero sin duda similar, se hapuesto de manifiesto por la STS 13 de abril de 2011 (“la recurrente parece pretender el doble beneficio de ese descuento más el de que el coste de levantar la carga lo soporte en exclusiva la actora-reconvenida”). Por otra parte, la STS 20 de junio de 1997, al examinar el alcance de la subrogación del adjudicatario, hoy también vigente, 668.3 y 670.5 LEC, cuando, como en este caso, se tuvo en cuenta, a la hora de proceder a la fijación del tipo de subasta, la situación de las cargas precedentes, minorándose por ello el precio de tasación, conociendo el adjudicatario, como también ocurre aquí, el gravamen anterior, estimó “por una especie de vía de compensación”, que el abono de la deuda minorada, correspondía al adjudicatario, que en este caso es la ejecutante, titular de tal deuda.

Por todo ello, en tanto la entidad financiera trata actualmente de obtener un cobro doblado, no soportando el descuento dela carga que disminuye el valor de tasación, sin acreditar la extinción por compensación de la deuda garantizada con la primerahipoteca, dado que realmente no la desvincula de la presente ejecución, cuando por su existencia reduce el valor de adjudicacióndel inmueble realizada a su favor, sin proceder, indebidamente, a dar por extinguida la primera deuda, tampoco a los efectos del cómputo del importe de la cuota hipotecaria, en el cálculo que nos ocupa, podemos prescindir del de la primera hipoteca, que, por otra parte, no puede tomarse en cuenta solo en lo que favorece a la ejecutante, y no en aquello en lo que pueda beneficiar a la ejecutada.

Por tanto, en definitiva, computando las cuotas hipotecarias de la dos hipotecas, siendo el de la primera 439,69 euros y el de la segunda 123,11 euros, alcanzando los ingresos netos de la familia solo 319,5 euros, debemos dar por concurrente tambiénel requisito del apartado C) del artículo 1.3 de la Ley 1/2013, y no cuestionada la presencia de los restantes requisitos necesariospara acordar la suspensión del lanzamiento sobre la vivienda objeto de la ejecución hipotecaria seguida en el procedimiento donde se dictó la Resolución apelada, dejándola sin efecto, procede acordar tal suspensión, en los términos previstos en la citada disposición legal, en tanto la ejecutante no acredite que ha dado por extinguida la deuda garantizada con la primera hipoteca.


SEGUNDO: No procede hacer pronunciamiento sobre las costas de este recurso, artículo 398.2 LEC, al estimarse parcialmente.

PARTE DISPOSITIVA

LA SALA ACUERDA: Estimar parcialmente el recurso de apelación interpuesto por D. , contra el auto de 19 de diciembre de 2016 dictado por el Juzgado de 1ª Instancia nº 11 de Granada en proceso de Ejecución nº 1.357/12, que se revoca parcialmente, en cuanto procede acordar la suspensión del lanzamiento de los ejecutados, en los términos previstos en el artículo 1.1 de la Ley 1/2013 de medidas para reforzar la protección a los deudores hipotecarios, reestructuración de deuda y alquiler social; quedando sin efecto la suspensión acordada, en tanto la ejecutante no acredite que ha dado por extinguida la deuda garantizada con la primera hipoteca.

Se acuerda no imponer las costas devengadas por el recurso Esta resolución es firme y contra la misma nocabe recurso.

Así, por este nuestro auto, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.